parallax background

EL PERRO DE LORD BYRON

Lord Byron era un hombre cuya carismática personalidad probablemente desfiguró su rostro más humano, repleto de contradicciones. Conocemos la imagen del célebre poeta inglés que modela la figura de un dandi, del hombre mujeriego, genial y excéntrico, provocativo y audaz, que se atrevió a desafiar la rígida moral de su época, sin que ninguna convención social lograse poner freno a su espíritu rebelde y libre. Sus contemporáneos lo describieron como un aristócrata de modales amables y seductores, con un matiz de afectación, que podían volverse irritables e impetuosos. Un amigo que llegó a conocerlo bien, como Thomas Moore, dijo que cuando salía de la orgullosa reserva que mantenía en los círculos de la alta sociedad, Byron se mostraba confiado, alegre y lleno de animación con aquellos a los que quería, a pesar de que “era en rigor la criatura más melancólica que existiese”.

 
C omo bien señaló el filósofo Bertrand Rusell, se ha formado de él una imagen simplificada, en la que, como muchos otros personajes relevantes de la historia, el mito tiene más importancia que la persona real. De ese modo, resulta menos conocida la piedad que sentía por los débiles, los oprimidos y los animales.

Admirador del mundo natural, llegó a reunir una gran colección de animales, que incluía numerosos perros y caballos, un zorro, un loro, un cocodrilo, un tejón, tres gansos, una garza y una cabra con una pata rota. Este pequeño zoo personal a menudo se mantenía dentro de la casa o bien deambulaba libremente por sus propiedades.

Al visitar la mansión de Byron en Italia en 1821, Percy Shelley fue testigo de primera mano de las excentricidades de Byron, como anotó en su diario:

“La casa de Lord B. tiene, además de los sirvientes, diez caballos, ocho enormes perros, tres monos, cinco gatos, un águila, un cuervo y un halcón; y todos, excepto los caballos, se pasean por la casa, que de vez en cuando resuena con sus peleas, como si fueran los dueños de la misma ...

PD: Descubro que mi relación de los animales en este palacio circense era incompleta. Acabo de encontrar en la gran escalera cinco pavos reales, dos gallinas de Guinea y una grulla egipcia”.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *