LIBROS

28/01/2017

JACK LONDON Y YO

Mi entusiasmo por Jack London sigue vivo. Cada vez que abro uno de sus libros, que atesoro en mi biblioteca con especial afecto, y me pongo a leer, el hechizo de sus páginas se renueva hasta conseguir atraparme con la misma intensidad y pasión con que lo hacía cuando era niño. Muy pocos libros conservan ese don, ese poder de evocación que te hace vivir lo que estás leyendo. Todavía puede llevarme a tierras lejanas y mares desconocidos, aún puede hacerme partícipe de la aventura. Son estos los libros que realmente me importan. Libros que pueden transportarme a los sueños e ilusiones de mi niñez, que logran contagiarme de amor a la vida, que me impulsan a la acción, que me dicen que hay más horizonte del que puedo abarcar. Y si consiguen algo así, esa especie de milagro, es porque conservan intacta toda su capacidad de encantamiento. Algo que muy pocos autores pueden ofrecer. Y London es uno de ellos, el primero de todos.