Crítica social

22/10/2017

LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA
o CÓMO SACAR A RELUCIR LAS BANDERAS DEL NACIONALISMO

Tras estos ardientes llamamientos patrióticos, unos en nombre de la sagrada unidad nacional – una, grande y libre-, y otros exigiendo la independencia de Cataluña en base a una tradición histórica, tanto el Gobierno nacional como el catalán están tratando de encubrir su podredumbre. Los españoles deberíamos preocuparnos sobre todo por la situación de corrupción endémica que se ha apoderado de nuestra sociedad, gobernada por una clase política deshonesta, inepta y deplorable, de escasas miras intelectuales y menos todavía morales, y que como buenos profesionales de la política sólo actúan en provecho de su interés y en el de la clase rica y católica que controla este país, ya medio subastado al capital internacional. Este sí que es nuestro mayor y más urgente problema.
01/10/2017

LA CRISIS LLEGA AL REINO ANIMAL

Tan solo me gustaría recordar que todos: humanos, fauna y flora, mantenemos un vinculo común, que no somos ajenos los unos a los otros, ya que todo en la naturaleza forma un conjunto interrelacionado, y que no debemos ignorar que destruir lo que forma parte de la belleza y la dinámica del mundo en base a una presunta superioridad humana es un error fatal que resta sentido a nuestras vidas.
18/04/2017

IDEAS INTEMPESTIVAS

Yo fui católico hasta que tuve uso de razón. Me bautizaron sin mi consentimiento, me obligaron a ir a catequesis sin mi consentimiento, y quisieron que fuera a misa sin mi consentimiento. Ahí terminó la cosa. En cuanto pude, me zafé de toda esa basura.
19/02/2017

UN MUNDO INFELIZ

La Tierra es nuestra casa, un hogar temporal que algún día lejano habremos de abandonar forzosamente. Nuestro futuro como especie depende de la capacidad que tengamos de alcanzar las estrellas. Mientras tanto, debemos cuidar nuestro lugar de origen, el sitio que nos ha visto nacer y nos define como humanos. Cada vez estoy más convencido de que la ciencia nos salvará si no nos extermina antes.
20/11/2016

EN PRISIÓN

Por motivos que no vienen al caso, he tenido la desafortunada ocasión de echar un vistazo personalmente a varias cárceles españolas. Conozco bien lo que significa ser detenido, procesado y condenado en este país. No necesito que las películas y los libros me ilustren sobre cómo son realmente. La realidad siempre es más cruda que aquello que nos cuentan. La cárcel me pareció terrible, un lugar duro y opresor, el infierno en la Tierra. Sin duda alguna, estar en prisión supone un enorme castigo.