parallax background

ERIK MUNSTERHJELM
Tras los renos del Canadá

El único libro de Erik Munsterhjelm traducido en España es Tras los renos del Canadá (título original: The Wind and the Caribou; hunting and trapping in Northern Canada, 1953), publicado por la Editorial Juventud. Su libro nos relata la vida azarosa y llena de aventuras de un trampero.

 
E rik Munsterhjelm (28 de marzo de 1905 Lohja, Finlandia - 26 de marzo de 1992 Brantford, Ontario - Canadá) fue un escritor finés que vivió gran parte de su vida en Canadá.

Sus padres fueron los pintores Ali Munsterhjelm y Alma Viria Olivia Dahlberg.

Alarik Gustav Waldemar (Ali) Munsterhjelm (Finlandia 1873 - 1944), era sobrino del famoso pintor paisajista Hjalmar Munsterhjelm.

Alma Viria Olivia (Vivi) Munsterhjelm (Finlandia 1871 - 1950), de soltera Dahlberg, estudió dibujo en la escuela de Turku en los años 1889 a 1894. Se casó en 1899 con el pintor Ali Munsterhjelm. Tuvieron dos hijos: Åke (1900) y Erik (1905).

Tras pasar por la escuela secundaria y la Academia Militar, Erik emigró a América en 1928. Trabajó dos años en California y posteriormente viajó a Canadá, donde fue cazador y buscador de oro durante ocho años. Munsterhjelm regresó a Finlandia durante la Segunda Guerra Mundial. Regresó a Canadá en 1947. Escribió varios libros basados en sus experiencias.

Obras:

-Och med Kanot hundspann: PA jaktfärder i Norra Kanadas vildmarker. Söderström, Helsinki 1942 (La caza en tierras salvajes del norte de Canadá, Enero de 1947)

-Guldfeber: malmletning och i pälsjägarliv Canadá. Söderström, Helsinki 1943 (La fiebre del oro, Enero de 1945)

-Som vagabundo hasta Kalifornien: utvandrarliv Hundar och i Amerika. Söderström, Helsinki 1945 (Vagabundos en California, Enero de 1946)

-Gamle Bill: äventyr i Nordland. Söderström, Helsinki 1946 (Aventuras en las tierras nórdicas, Enero de 1948)

-El viento y el caribú: la caza y captura en el norte de Canadá. George Allen & Unwin, Londres 1953, la 3ª edición Transworld Publishers, Londres 1955

-A Dog Named Wolf (Un perro llamado Wolf. Macmillan, Toronto, 1972)

El único libro de Erik Munsterhjelm traducido en España es Tras los renos del Canadá (título original: The Wind and the Caribou; hunting and trapping in Northern Canada, 1953), publicado por la Editorial Juventud. Su libro nos relata la vida azarosa y llena de aventuras de un trampero.

Tras emigrar a América, Erik Munsterhjelm trabajó durante dos años en California. El libro comienza precisamente cuando se encuentra cavando a pico y pala agujeros para la construcción de un nuevo puente, y harto del ardiente sol californiano, lo abandona todo y se dirige hacia el norte, “hacia el país de Dios”, como dice él. Viaja hasta Edmonton, la capital de la provincia canadiense de Alberta.

En su búsqueda de trabajo, conoce a un sueco llamado Karl y congenian desde el principio. Eran los años de la Gran Depresión y no tuvieron oportunidad de conseguir ningún empleo. Viendo que sus recursos menguaban, en una decisión que recuerda a la de los protagonistas de El Tesoro de Sierra Madre, acuerdan unir su dinero y hacerse tramperos.

Viajaron a las tierras del lago Athabasca y Stony Rapids, en el norte canadiense, para dedicarse a la caza de animales cuya piel pudieran vender. Por aquella época, todavía era una zona salvaje de grandes lagos y ríos que los comunican, rodeados de bosques de pinos y abedules.

Los comienzos fueron difíciles, aunque poco a poco fueron ganando en experiencia hasta llegar a desenvolverse en plena naturaleza. Karl era hijo de un guardabosque y durante toda su vida había sido un apasionado cazador. Construyeron una canoa y su propia cabaña de troncos, donde pasaron varios años dedicados a la caza. Eran los años treinta del pasado siglo. La caza en aquel entorno casi virgen era una práctica que conservaba cierta épica aventurera. Vivían en la frontera de dos mundos que tendían a desaparecer. El progreso era algo muy lejano que se manifestaba dos veces al año cuando arribaba un barco cargado de alimentos y pertrechos con los que colmar los almacenes de poblados remotos y aislados.

En su libro nos habla de su amor por los perros, a los que dedica un capítulo entero, cosa que no es de extrañar teniendo en cuenta las largas y solitarias temporadas que pasaba con la única compañía de su cuadrilla de perros de trineo. Los perros son protagonistas de muchas historias, cada uno de ellos dotado con su propio carácter individual.

Erik cuenta su relación con las tribus indias, convertidas al catolicismo pero que conservaban todavía muchas de sus antiguas tradiciones, y de la amistad que le unía con algunos de sus miembros. Munsterhjelm era un hombre joven, alto y fuerte, de cerca de dos metros, razón por la cual los indios le apodaron “el enano” en son de burla.

Hace también un retrato elogioso de la Policía Montada del Canadá, cuya autoridad se ejercía poniendo orden en las disputas y vigilando para que no se cazara en lugares prohibidos.

Nos refiere los trabajos y penalidades sufridos, así como las alegrías e ilusiones que suponía aquel tipo de vida libre y esforzada; de los peligros pasados y de la arriesgada existencia del trampero; de lobos y osos, de los rastros y las pieles conseguidas a través de un íntimo conocimiento de las costumbres de la fauna del ártico canadiense.

Erik nos cuenta que a veces la soledad podía ser terrible, produciendo en algunas personas lo que se conoce como “la fiebre de cabaña” - cabin fever -, padecimiento que se daba cuando los hombres no podían salir de la cabaña debido al mal tiempo y debían pasar mucho tiempo juntos y a solas, y que en su fase menor se caracteriza por malhumor y odio hacia el compañero y que, cuando se hace aguda y se vuelve una verdadera locura, puede desembocar incluso en el asesinato.


 

 
T ras los renos del Canadá es un libro de caza, en el que se matan y abaten animales para comerciar con su piel. También constituyen su principal sustento. A pesar de ello, el libro mantiene en todo momento un enorme respeto por la vida salvaje, en la que el hombre no es más que otro elemento más en la naturaleza junto al resto de seres vivos que la habitan.

Es un libro de lectura fácil y amena, salpicado de un fino humor y de una gran capacidad de observación. Es un relato fiel del estilo de vida de los cazadores en el norte canadiense, una descripción sencilla y apasionante de aquel mundo duro y salvaje que conoció en su juventud, y que recuerda inevitablemente los cuentos y novelas del autor americano Jack London, del que Erik se confiesa admirador. Erik Munsterhjelm es un hábil narrador y sus páginas transmiten una sensación de libertad y de amor por la vida como muy pocas veces he tenido ocasión de leer.

1 Comment

  1. Jesús dice:

    Impresionante y fascinante libro.
    Tras los renos del Canadá, te sumerge en una increíble aventura, en una època nostálgica.
    Con ganas de volver a leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *